Apuntes



Moisés Ville en The New York Times

Hoy salió una crónica sobre la colonia en el NY Times, uno de los diarios más importantes de Estados Unidos: bajo el título de “Enclave de las pampas en el que los judíos alguna vez encontraron refugio decae con su partida”, se puede leer aquí.

Una línea:

“Un investigador israelí que vino hace poco se quedó mudo ante los libros de nuestras bibliotecas y nos dijo que su valor era inconmensurable”, dijo Analía Fischer, 51, una maestra de hebreo que ya no tiene ningún estudiante.



“Moisés Ville”, por Ulysses Álvarez

Después de unos setenta años, el gran himno de Jevel Katz a la colonia cobra nueva vida de manera totalmente inesperada: no ocurre en manos de un hijo de Moisés Ville, ni siquiera de un descendiente de colonos, ni tampoco de un argentino. Es Ulysses Álvarez -de madre suiza y judía, y de padre colombiano y católico- el que toma las líricas del Gardel Judío, sin haber venido jamás tan al sur, y las retoca con flow de rap.

Su versión es moderna, ganchera, tremenda:


Ampliar



“Moisés Ville”, por Jevel Katz

EN ÍDISH: 

Der apteiker, der beder, der comisar un jois
Mozesvil, main Klein shteitale, Mozesvil
Dortn vi ij hob maine iunge iorn farbrajt
Bist a idishe medine, bist a shtoltz in Argentine, Mozesvil!
Ampliar



Los días de Ingue Kanzepolsky

Ingue Kanzepolsky, en una visita al cementerio de Moisés Ville.

Ingue Kanzepolsky, en una visita al cementerio de Moisés Ville.

– Al judío se lo respeta mucho y es todavía el empuje del pueblo, a pesar de que ya no es como aquel canto de Jevel Katz que decía que hasta el comisario era judío. No hay tal cosa ahora, pero tampoco va a haber ninguna iniciativa que no cuente con la participación de un judío –dice Abraham Kanzepolsky, mejor conocido aquí como “Ingue”, que en ídish significa “muchacho”… aunque tenga más de 80 años.

Ingue es un fino conversador, un hombre franco que no le teme a las versiones extraoficiales de la historia y un anfitrión generoso que acepta con gusto la charla con los forasteros que llegan a Moisés Ville en busca de respuestas. Por supuesto, no soy yo el que lo reconoce cuando se abren las puertas del bar Leshanto y aparece, sino él a mí. Ingue cubre su cabeza con una boina y se mueve despacio, con cuidado, para llegar hasta mi mesa y presentarse con una sonrisa. Se quita la boina; una esmerada raya divide sus cabellos plateados.

Ampliar



“El ídish”, por Eliahu Toker

Toker, en su casa de Barrio Norte

Toker, en su casa de Barrio Norte

Estoy preñado de imágenes en idish
que estallan una a una en mi memoria
y sobre los rostros transeúntes
recuperan por momentos los rasgos de mi madre.

Ampliar