El muerto se llamaba Carlos Andrada y tenía 45 años. Poco se sabe de él.

La noticia de una nueva muerte por mano propia conmovió a Moisés Ville ayer, 19 de agosto.

En un campo alejado del centro -cinco kilómetros hacia el norte-, un hombre taciturno de 45 años llamado Carlos Andrada tomó la drástica decisión y se ahorcó en su propia morada. El juzgado de instrucción de la ciudad de San Cristóbal toma parte y la comisaría 3° de Moisés Ville lo asiste en la investigación.

Los suicidios por ahorcamiento se han convertido en una noticia frecuente en Moisés Ville. Antes de Andrada, siguieron el mismo camino Ariel Francisco Pirandelli, de 32 años (que se quitó la vida el 13 de junio pasado en su casa de la calle Barón Hirsch), Mauricio Alejandro Giménez, de 20 años (que el 1° de mayo pasado se colgó con una cuerda tranzada de hilos de plástico de rollos, en la zona de Palacios), Facundo Soloaga (de 17 años, que el 22 de enero de 2012 pendió de un árbol del patio de su casa hasta que fue hallado por su novia) y Rosa Weber (de 70 años, que se mató el 8 de noviembre de 2011 en el hogar de ancianos).

Etiquetas: