La semana fue agitada en Moisés Ville, donde dos historias coparon las noticias locales sin aportar demasiada alegría.

En las primeras horas del martes, un hombre de 32 años llamado Ariel Francisco Pinardelli se ahorcó. Utilizó un cable y se colgó en su vivienda de la calle Barón Hirsch. Un juzgado de instrucción de la cabecera departamental, San Cristóbal, tomó parte.

Tres días después, dos policías de la comisaría local fueron detenidos, acusados de robar piezas de un camión que estaba estacionado frente a la seccional.

En declaraciones a Radio Belgrano, el jefe de la Unidad Regional XIII de la policía santafesina, el comisario Carlos Vallejos, dijo que en el miércoles a la noche recibió un llamado en el que una vecina advertía sobre algunos movimientos raros en ese vehículo, secuestrado un año atrás. La misma vecina aportó fotos y videos que acreditaban el delito: allí se veía cómo los vigilantes moisesvillenses desarmaban el motor.

Los vigilantes fueron detenidos: uno de ellos estaba de guardia cuando le pusieron los ganchos; otro se encontraba en la ciudad de San Cristóbal.

Pero el camión, allá afuera, quedó destripado.

Etiquetas: ,